Cápsulas Metropolitanas: ¡El dilema de Gaviño! (Tercera parte)

Marco Antonio Aguirre MoralesMarco Antonio Aguirre Morales
  • Gaviño: La frustración
  • Político-funcionario o periodista
  • ¡Todo un combo!
  • Malo para todo
  • Piden su renuncia
  • Adiós, Adiós, Adios…

Pian pianito, Gaviño Ambriz se acomodó en posiciones en la administración pública. Tras el fracaso de su partido en 1997, el priista se afilió al Partido Nueva Alianza -conocido popularmente como Panal. Invitado por Roberto Campa Cifrián, este hombre no sólo fue presidente de esa organización política, sino que lo convirtieron -vía candidatura plurinominal-, en diputado local en la VI Lagislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF. Fue presidente de una de las tantas comisiones inventadas en ese órgano de “representación popular”.

Dicharachero que es, prometió apoyar a todos los trabajadores que se encontraban en riesgo en el Gobierno del Distrito Federal. Todo se quedó en palabrerías. Mancera y contlapaches propinaron severos garrotazos a los empleados. Gaviño Ambriz sólo encogió los hombros e hizo mutis. Tiempo atrás, Marcelo Ebrard Casubon, exJefe de Gobierno, había aplicado un duro golpe a los capitalinos: “invirtió” miles y miles de millones de pesos en una línea del Metro a la que llamaría “Dorada“, la línea 12. Fallas y fraudes por todos los rincones que se le viera; el gran fraude se había cometido. La línea de la muerte, le llamaron los usuarios.

Miguel Ángel Mancera, “inteligentemente”, pidió a Manuel Granados Covarrubias, que se inventara otra comisión más, en este caso sería “especial”, la cual se abocaría a investigar todas las irregularidades cometidas en esa obra. Gaviño Ambriz fue el escogido “por alguna extraña razón”. Capoteó las tempestades que se le vinieron encima. Justificó toda la corrupción perpetrada en los años gloriosos del francesito y, al término de su gestión como legislador, fue premiado con la dirección general del Sistema de Transporte Colectivo (STC), Metro. Desde ese lugar intenta aminorar los graves errores cometidos por su jefe Marcelo.

Mientras tanto, este funcionario también se dedicado en cuerpo y alma a “estudiar” y autoproclamarseperiodista“. Cuando conviene a sus intereses se hace llamar licenciadomaestrodoctor. Una rara muestra de ungirse en un “intelectual”. Aunado a ello, se dedicó a escribir columnas ad hoc al gobierno de Miguel Ángel Macera y, por ende, avalar la pésima administración de su nuevo jefe.

Ya no era del PRI, tampoco del Panal: ahora pertenecía al primer círculo del PRD, un malogrado partido que sufre las consecuencias de empantanarse en la más grave corrupción de que se tenga historia en la Ciudad de México: ahora él también se encontraba dentro de ese mundo, que no era nuevo para este hombre. Su nuevo partido se encuentra a punto de transformarse en un satélite más del PRI y PAN.

Este transgénico personaje comenzó a exigir dinero para “cambiar” el Metro” en algo que en verdad sirviera. Robos, inundaciones, venta de productos chatarra, prostitución, así como graves accidentes, son para él poca cosa. Todo se arreglaría con dinero, pensó este buen samaritano. No fue así. Del dinero reunido por el aumento a la tarifa del Metro, ¡nada se sabe!

El 31 del mes pasado, Carlos Candelaria, diputado del Partido Encuentro Social (PES), pidió su salida del STC. Hoy, este mismo diputado local, al igual que varios de sus homólogos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y asociaciones civiles, no sólo pidieron, sino que exigieron que se vaya lo más pronto posible antes que ese servicio de transporte explote como “bomba de tiempo“.

El transgénico Gaviño acude en estos momentos a personas que puedan exculparlo y justificar su pésimo trabajo. Pero ya existen cien mil firmas que lo señalan como un pésimo funcionario. Asimismo, la plataforma Change.org funciona a todo lo que dá y comienza a reunir firmas de capitalinos que ya no quieren saber nada de Jorge Gaviño Ambriz y camarilla.

Jorge, El Combo Gaviño Ambriz, falló en todo. Su oratoria -primer lugar en Israel– es un discurso de los 80s-90s. Es el típico mensaje priista de Echeverría-De la Madrid-Salinas de Gortari. Es un hombre desfasado hasta el tuétano, desactualizado, enemigo de la democracia -muy endeble, por cierto. Lo único que espera la ciudadanía es que una musa se le haga presente para que saque a flote todos sus dotes literarios. Ya se siente periodista, poco le falta para ser un escritor consumado.

Adiós, Adiós, Adiós al “colega”…

 

¡Buenas noches… buena suerte!

marco_aguirre8@hotmail.com