La Vida en Rosa

 

CRISTINA ROMÁN PINEDA

El Museo del Estanquillo fue sede de una serie de actividades en el homenaje luctuoso a Carlos Monsiváis que se tituló ¡Por mi madre, bohemios!, y que se realizó el pasado fin de semana.

En el marco del siete años de la muerte del cronista y ensayista, se  programaron sesiones de lectura en voz alta, diversos talleres, conferencias a cargo de especialistas como Rafael Barajas El Fisgón y Jenaro Villamil, un concierto de bolero y hasta una sesión continua de serigrafía.

Fue a partir de las 11:00 horas que dio inicio este homenaje. Henoc de Santiago, director del recinto cultural dio la bienvenida a dicho evento en el que, dijo, se realizó gracias a la conjunción de esfuerzos y el apoyo de las secretarías de Cultura federal y de la Ciudad de México.

Se trata, precisó, de un homenaje que se hace cada año al fundador de ese museo a siete años de su partida y en esta ocasión, dos días antes de la fecha exacta de su deceso.

Beatriz Sánchez Monsiváis, a nombre de la familia del escritor, celebró la realización de este homenaje con el cual “se sigue difundiendo la obra de Carlos, a través de lecturas que permiten conocer más del pensamiento y la cultura de Monsiváis”.

Durante hora y media, promotores de lectura y público en general tuvieron la oportunidad de participar en una sesión de lectura de la obra de Monsiváis, en la cual se leyeron distintos fragmentos de sus textos más emblemáticas como Los rituales del caos, Amor perdido a 50 años de su publicación y Nuevo catecismo para indios remisos.

Para ello, la concurrencia tenía a su disposición parte del acervo de la amplia obra del escritor, entre los que se encontraban títulos como Apocalipstick, Aires de familia, Las esencias viajeras, Entrada libre y a Ustedes les consta.

A la par de este maratón de lectura en voz, se hizo una sesión de serigrafía, que continuará hasta las 19:00 horas, en que el público podía imprimir su playera con un retrato original creado en esta ocasión por el ilustrador urbano Abraham Balcázar.

Los pequeños pudieron ser parte de un taller de crónica en el que se buscaba que niños y niñas plasmaran lo que sintieron y pensaron al recorrer el Museo del Estanquillo.

En punto de las 14:00 horas arrancó una sesión de lectura en voz alta de la obra Amor perdido y después vendrían las conferencias: Carlos (Monsi) Monsiváis a cargo del escritor Fernando Curiel y Carlos Monsiváis y México en la cultura con Juan Guillermo López y Rafael Barajas El Fisgón.

Para los jóvenes, a partir de las 16:00 horas se impartió un taller de revistas literarias y a las 17:00 horas llegó un momento musical con Fernando Rivera Calderón, quien interpretó boleros y otros ritmos para leer a Monsiváis.

Jenaro Villamil fue el encargado de cerrar las actividades de este homenaje con la charla ¡Por mi madre, bohemios! Monsiváis en la parodia política a las 18:00 horas, mientras que a las 19:00 hubo un convivio en el que se proyectaron testimonios sobre Monsiváis a siete años de su partida.