LA VIDA EN ROSA

CRISTINA ROMÁN PINEDA

El Museo Nacional de San Carlos (MNSC) llega a su 50 aniversario, en los últimos años se han alojado en el recinto actividades nacionales e internacionales de gran importancia. El espacio museístico, inaugurado el 12 de junio de 1968 por el entonces presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz, el secretario de Educación Pública, Agustín Yáñez y el director del INBA, José Luis Martínez, resguarda uno de los más grandes acervos de arte europeo en América Latina.

La colección del recinto se compone de 2 mil 21 piezas, entre pinturas (608), grabados (683), esculturas (178), dibujos (114), documentos (13), fotografías (18), artes decorativas (23), mobiliario (35), marcos (88), impresiones Rembrandt (259), un tapiz y un fresco.

Para la celebración del medio siglo se inaugurará mañana la exposición Evocaciones, que se integrará con más de 200 obras que explicarán cómo se ha conformado el acervo.

Cabe decir que, San Carlos es la casa de los maestros europeos, ya que ningún recinto e institución del país tiene piezas de arte gótico, un estilo que en México no se produjo, pues aún se vivía en un mundo prehispánico.

Además de exposiciones, el recinto cuenta con una Sala Lúdica en donde se ofrecen actividades para niños como talleres, cuentacuentos y visitas guiadas.

COLECCIÓN ÚNICA DE ARTE EUROPEO

La colección de los siglos XIV a principios del XX, que resguarda el Museo Nacional de San Carlos desde 1968 comenzó a formarse a finales del siglo XVIII en la Real Academia de las Tres Nobles Artes de San Carlos de la Nueva España.

A principios del siglo XIX el acervo se incrementó con obras de los propios maestros y con las realizadas por alumnos durante sus viajes de estudio a Italia, también se incorporaron piezas provenientes de coleccionistas particulares, de la Academia de San Lucas en Roma y de conventos clausurados.

En la primera década del siglo XX, el gobierno mexicano hizo una importante donación de obras pictóricas adquiridas durante la Exposición Española de Arte e Industria, que se llevó a cabo en las fiestas del Centenario de la Independencia de México.

En los años veinte se agregaron las colecciones del ingeniero Alberto J. Pani y del doctor Alex Wenner-Gren; más adelante, en los años treinta, la Secretaría de Hacienda donó importantes piezas de los siglos XIV al XVII.

Las últimas adquisiciones importantes por el número y calidad, se dieron en las décadas de los setenta y ochenta, gracias al interés del Instituto Nacional de Bellas Artes y de coleccionistas nacionales y extranjeros.

Dentro de esta rica colección se puede encontrar pintura gótica de la España del siglo XIV, del Renacimiento, del Manierismo italiano -entre las que sobresalen obras de Tintoretto-, arte holandés del siglo XIII, obras de Francisco de Zurbarán, pintura francesa del siglo XIX y pintura española costumbrista con obras de Joaquín Sorolla, entre otros.

Al visitar el Museo Nacional de San Carlos, el espectador se encontrará con su muestra permanente que invita a realizar un recorrido por la historia del arte a través de fascinantes piezas, en las que también se podrá ver los estilos barroco, rococó, neoclásico, romanticismo y la academia de México.

La pieza más temprana de la colección es Escenas de la vida de San Lázaro, obra anónima del siglo XIV, que destaca por su factura y monumentalidad. Del mismo periodo se puede observar el Retablo de la Encarnación, obra de Peter Espallargue, uno de los tres retablos góticos que existen en México.

Del arte del Renacimiento se distingue el óleo sobre tabla titulado Adán y Eva, de Lucas Cranach, uno de los grandes pintores de la Reforma, otra pieza del periodo es La adoración de los Reyes Magos del castellano Pedro Berruguete, considerado el precursor del Renacimiento español.

Del manierismo son pocas las piezas, se distinguen Madona con el niño o la Virgen de la leche de Jacobo Carucci, El Pontorno; así como Las siete virtudes de Peter Kempener y La Sagrada Familia de Girolamo Francesco María Mazzola, Il Parmigianin; entre muchas obras. 

Al recorrer los pasillos y patios del museo, el público visitante encontrará ejemplos de esculturas en yeso, mármol y metal, ejecutadas por artistas mexicanos y europeos relacionados con la Academia de San Carlos.

Además de la exposición permanente, el recinto aloja exposiciones temporales, entre estos espacios se encuentra La Galería Roja que, desde su inauguración en 2013, se ha convertido en una sala donde las piezas del acervo dialogan con otras formas de arte y apoyos educativos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail