De instructores comunitarios Conafe a servidores públicos

 

 

  • Conafe reconoce su trayectoria laboral.

Chihuahua, Chih.- En el marco de la celebración del 46 Aniversario de su creación, el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), entregó reconocimientos por su dedicación y trayectoria laboral  a favor de la educación comunitaria a: Fernando Isidro Cázares Parra y a Lorenza Botello Montañez, por 25 y 20 años, respectivamente en el Estado de Chihuahua.

En sencillo acto, realizado en las oficinas delegacionales, el delegado federal de Fomento Educativo, Felipe González Bermúdez entregó el certificado que acredita los años laborados en Conafe, signado por el director general de la institución educativa, Simón Iván Villar Martínez.

Lorenza Botello y Fernando Cázares tienen en común haberse desempeñado como instructores comunitarios en localidades de la sierra de Chihuahua, para posteriormente y en base a evaluaciones, ingresar al servicio público educativo.

Conafe se entrega totalmente

Durante 2 ciclos académicos, Lorenza Botello Montañez, se desempeñó como instructora comunitaria de primaria en Francisco Portillo, municipio de Coyame, tenía 15 años de edad y su alumno mayor,12: “era cuando en Conafe, requerían a jóvenes con secundaria terminada para impartir clases en el área de influencia de Fomento Educativo”.

Después de intensa capacitación, en dicha comunidad estuvo a cargo del aula multigrado, donde atendía a 6 alumnos de primero a cuarto año de primaria y en base al convenio entre el Consejo y la comunidad, “tenía un espacio destinado para dormir y comer”.

Lore, como le dicen algunas personas, comenta que la escuela quedaba en la cima de un cerro, hasta donde cada día caminaban para impartir y tomar clases, explica que la convivencia era muy intensa con sus estudiantes, padres, madres de familia y gente de la comunidad, quienes la adoptaron como hija.

Destacó el gran apoyo que recibió de su papá y mamá, incluso su papá manifestaba que: “los padres de familia deberían dejar y motivar a sus hijas e hijos a ser instructores de Conafe por la madurez y satisfacción que se obtiene al prestar este tipo de servicio”.

Al respecto, Botello Montañez, refiere que antes de prestar su servicio social, ella era una joven tímida y con miedo escénico, al retomar sus estudios de nivel medio superior, fue jefa de grupo, perteneció a la sociedad de alumnos del CETIS 86; al concluir nuevamente se integró a Fomento Educativo, ahora como capacitadora, “ es otra experiencia interesante, donde a los 18 años era asesora académica de instructores comunitarios de varias localidades como Satevó y Valle de Zaragoza, entre otras. En ésta etapa, los pobladores la transportaban al siguiente lugar a donde debía acudir para atender a quienes estaban frente a grupo o caminaba largos trayectos entre una comunidad y otra. Era típico en ella cargar con una maleta donde acomodaba su ropa.

Tiempo después surge la posibilidad de integrase como secretaria en Conafe, donde se involucró  en las actividades “tras bambalinas, pues sólo conocía lo realizado en campo y desconocía todo lo que realizaba la institución para llevar materiales didácticos, mobiliario escolar, selección y capacitación de Líderes para la Educación Comunitaria, palpé la entrega de cada uno de mis compañeros/compañeras de trabajo”.

En los 20 años de trayectoria, Lorenza estudió 2 años y medio en la Facultad de Contabilidad, pero cuando escuchó sobre la Universidad Pedagógica Nacional del Estado de Chihuahua, supo que ahí estaba su vocación, retomó el camino de la docencia, a través de la licenciatura en intervención educativa, para posteriormente realizar un posgrado en Educación y Género.

En Conafe ha participado en varios programas y proyectos institucionales en el área de Programas Educativos: vinculación con otras instituciones, profesionalización de Figuras Educativas, Coordinadora del Centro Evaluador Conafe, delegación Chihuahua promoviendo la certificación a personal y Figuras Educativas.

Gracias a CONAFE conoce 67 presidencias municipales de Chihuahua

Fernando Cázares Parra, fue instructor comunitario en 1985 en la comunidad La Joya, municipio de Maguarichi, tenía a su cargo la primaria comunitaria donde atendía a 9 estudiantes con mucha sed por aprender.

Originario de Parral, Chihuahua, describe que el trato con la comunidad es único, “nos ven como gestores, quienes podemos ayudarles a mejorar sus condiciones de vida”.

Las comunidades en la Sierra, se encuentran alejadas unas de otras, por lo que, es común que deban caminar largos trayectos para llegar hasta donde se ubica el aula asignada para impartir clases, “viajamos de aventón, llega un punto que hasta determinada localidad llega el traslado, de ahí debemos caminar para llegar a clases…algunas veces llegue a caminar hasta 13 horas”, comentó Fernando Cázares.

Durante su estancia en La Joya, le toco gestionar el aula, la cual aún se encuentra.

Al concluir su servicio social, estudió en el CBTIS la carrera de físico-matemático, después de trabajar en una empresa como guardia de seguridad, presentar exámenes correspondientes, ingresó a trabajar a Conafe como auxiliar de operación. Ahora su perfil es de técnico medio, lo que le ha permitido conocer 67 presidencias municipales para dar seguimiento  en comunitarios en Baborígame y Turuachi del Municipio de Guadalupe y Calvo al entregar material, mobiliario y paquetes académicos.

Be the first to comment on "De instructores comunitarios Conafe a servidores públicos"