SUTIEMS convoca a mitin en la ALDF, este 10 de octubre

 

SINDICATO DE LA UNIÓN DE TRABAJADORES DEL
INSTITUTO DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR DEL DISTRITO FEDERAL
(SUTIEMS)
CONVOCATORIA PARA

 

Convocamos

a los

Afiliados al SUTIEMS.

Al mítin para  acompañar e impulsar la Iniciativa de Reforma a la ley de Educación que contiene la   propuesta de fusión del IEMS-UACM, que será presentada al pleno de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México por el grupo parlamentario de MORENA. La cita es en la Asamblea Legislativa ente  Martes 10 de octubre a las 10 AM,  sito en Donceles esquina Allende, Centro Histórico. 

Por causa de fuerza mayor, no contará como actividad sindical. Compañeros que quieran asistir, solo en contraturno o aquellos cuyos centros de trabajo todavía no tienen actividades,

Atentamente

“Por educación y trabajo dignos”

Alberto Rodríguez Torres
Secretario General del
Sindicato de la Unión de Trabajadores del
Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal
(SUTIEMS)

 

PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA

DE LA H. ASAMBLEA LEGISLATIVA DEL DISTRITO FEDERAL

VII LEGISLATURA

P R E S E N T E

El suscrito Dip. César A. Cravioto Romero, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Morena de la VII Legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 122º, Apartado C de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 36, 42 fracción XIV del Estatuto de Gobierno del Distrito Federal; 10 fracción I, 17 fracción IV, 91 de la Ley Orgánica de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, así como en los artículos 85 fracción I y 93 del Reglamento para el Gobierno Interior de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, someto a la consideración de este órgano legislativo, para su análisis, discusión y aprobación, la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA La ley DE educación para el distrito federal, HOY DE LA CIUDAD DE MÉXICO, bajo la siguiente: 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Paulo Freire decía que “la Escuela Ciudadana es aquella que se asume como un centro de derechos y de deberes. Lo que la caracteriza es la formación para la ciudadanía. La Escuela Ciudadana, entonces, es una escuela que hace realizable la ciudadanía de quien está en ella y de quien viene a ella.

Ella no puede ser una escuela ciudadana en sí y para sí. Ella es ciudadana en la medida misma en que se ejercita en la construcción de la ciudadanía de la que usa su espacio.

La Escuela Ciudadana es una escuela coherente con la libertad. Es coherente con su discurso formador, liberador. Es toda escuela que, esforzándose para ser ella misma, lucha para que los educandos-educadores también sean ellos mismos.

Y como ninguno puede serlo solo, una Escuela Ciudadana es una escuela de comunidad, de compañerismo. Es una escuela de producción común del saber y de la libertad. Es una escuela que vive la experiencia tensa de la democracia.” (Arquivos, Paulo Freire, San Pablo, Río de Janeiro, 19 de marzo de 1997, TV Educativa.)

Socialmente se preconcibe que las ciudades educan, ya sea a través de sus instituciones escolares, o bien, a través de cada uno de los mecanismos de intercambio social que la conforman diariamente. Las ciudades cuentan con espacios sociales, familiares, laborales, lúdicos, académicos, entre otros, que de una manera forman parte de la educación de cada uno de sus habitantes, derivado de ello es importante analizar y dotar a las grandes ciudades de la sensibilidad necesaria para transmitir intencionalidad en sus manifestaciones educativas, es decir, considerar cómo debería hacer cada ciudad para dar sentido a su acción educadora.

Desde mediados del siglo pasado, han existido diferentes manifestaciones que se han pronunciado por la necesidad de incorporar la educación como un elemento integrante de las grandes ciudades de nuestros días.

Tan sólo en la Ciudad de México se concentran 2.7 millones de estudiantes, considerando la población inscrita desde preescolar hasta posgrado, situación que destaca en comparación con la oferta educativa a nivel nacional y que se acentúa en la licenciatura y el posgrado, donde las cifras correspondientes a la capital del país alcanzan 18 y 26 por ciento con respecto al total del país. Lo anterior deriva de que en la Ciudad se alberga al más alto número de instituciones de todos los niveles y modalidades de la educación en el país, además de contar con una amplísima red de centros en los que se propician diversos intercambios educativos.

Después de cerca de dos décadas de haber iniciado el proceso de federalización de la educación en nuestro país, la Ciudad de México es la única entidad a la cual no le han sido transferidos los servicios de educación básica. Si bien es cierto que merece un amplio reconocimiento la creación de un sistema de bachillerato administrado por el Instituto de Educación Media Superior, así como la institución de un centro de educación superior, como lo es la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y la Secretaría de Educación, no se puede soslayar que el marco local de gestión educativa demanda un esfuerzo de renovación de carácter integral.

Es menester que el gobierno federal de muestras de voluntad política para reconocer al gobierno de la Ciudad de México las atribuciones y competencias que demanda su plena participación en la educación. De igual forma el gobierno local requiere demostrar su capacidad y compromiso para atender sus responsabilidades.

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística en la Ciudad contamos con 3,406 escuelas en preescolar; 3,303 escuelas primarias; 1,406 escuelas secundarias; 583 escuelas en bachillerato; 522 escuelas en formación para el trabajo, y 429 centros de estudios de nivel superior, que albergan a millones de alumnos provenientes de todas las entidades federativas así como de otras naciones.

Por lo que resulta preponderante hacer de nuestro entorno un lugar más desarrollado y más justo; aprovechar todos los recursos que se tengan al alcance para que no exista el desempleo y la pobreza, y mucho menos la falta de oportunidades para quienes realizan a diario grandes esfuerzos para alcanzar sus objetivos.

Se requieren modelos pedagógicos que contribuyan a que los alumnos alcancen un desarrollo intelectual, que además de permitirles resolver cualquier problema de su vida cotidiana, les otorgue conocimientos suficientes para resolver tareas de suma importancia para el interés colectivo.

No pueden demorar más los esfuerzos necesarios para incentivar el desarrollo, innovación e investigación que permita abatir el rezago educativo y laboral que vincule los modelos y programas de estudio con las fuentes de trabajo.

Es importante conceptualizar a la ciudad como ciudad educadora, pues con ello se podrán valorar todos los procesos que en ella suceden y ponderar la viabilidad de cada uno de los proyectos que intervienen en la misma, incluidas sus instituciones educativas, las cuales fungirán como un medio preponderante para iniciar un proceso de humanización de la ciudad.

Concebir la Ciudad educadora conlleva, entre otros elementos, a la formación de docentes con valores éticos, culturales, sociales y políticos para favorecer procesos de democratización, (“Hacia un proyecto educativo de Ciudad”. Plan decenal de educación; Secretaría de Educación Municipal. Santiago de Cali). Una ciudad educadora, es lo que cada uno tiene, piensa y está haciendo por su ciudad” (Moncada y Villa, “Ciudad Educadora, un ejercicio mancomunado para humanizar la ciudad y sus ciudadanos”, 1998. p. 69).

“La ciudad es un fenómeno que se abre en muchas dimensiones y que actúa en múltiples interacciones tejidas por la realidad social e histórica. Ella debe ser pensada desde la perspectiva de la complejidad; en un tejido de constituyentes heterogéneos inseparablemente asociados; presenta la paradoja de lo individual y múltiple, el tejido de eventos, acciones, interacciones, retroacciones, determinaciones, azares, que constituyen el mundo urbano (…) la ciudad educadora también puede ser analizada de acuerdo con las características de los sistemas complejos adaptativos.” (Rodríguez Jahir, “Ciudad educadora: una perspectiva política desde la complejidad”, 2001, p. 49).

Sin embargo, en nuestro país y en nuestra Ciudad uno de los graves problemas que enfrenta la juventud actualmente, sin duda, es la educación, no solamente en el aspecto de conceptualizar la Ciudad Educadora, sino en la oferta de espacios educativos institucionales.

Cada año miles de jóvenes abandonan sus estudios por falta de recursos, miles más quedan excluidos por falta de cobertura, y también una gran cantidad de jóvenes tienen que dejar sus estudios a causa de embarazos prematuros o simplemente porque los estudios han dejado de cumplir con sus expectativas.

Anualmente cerca del 50 por ciento de los jóvenes del país acaban desertando de la educación media superior, y de los que logran concluir sus estudios de bachillerato, cerca de 200,000 no podrán continuar con sus estudios por falta de espacios.

Ante la situación que se describe en el párrafo anterior, se hacía imperante la  creación de las instituciones educativas propias de la capital del país: el Instituto de Educación Media Superior y Universidad Autónoma de la Ciudad de México  en el año 2000, derivaron de una necesidad social.

Desde en 1995 la Unión de Colonos de la comunidad de San Miguel Teotongo,  pertenecientes a la Delegación Iztapalapa realizaron dos importantes movilizaciones. La primera fue  para tomar la ex cárcel de mujeres, con el objetivo de convertirla en una escuela preparatoria tomando sus instalaciones desde ese momento hasta agosto de 1999. Y la segunda fue en 1997,en la que aún sin contar con la autorización de los gobiernos locales y federales iniciaron por primera vez las clases en lo que se le llamó la escuela preparatoria Iztapalapa con 160 estudiantes inscritos y con el apoyo de profesores voluntarios de diversas instituciones de la capital.

Sin embargo, no fue sino hasta 1999 cuando la Jefatura de gobierno del entonces  Distrito Federal cedió las instalaciones a los pobladores para convertirla oficialmente en una escuela preparatoria.

Su desarrollo estuvo a cargo de la Coordinación de asuntos educativos del Gobierno del Distrito Federal, cuyo encargado fue el Ing. Manuel Pérez Rocha quien bajó el gobierno del licenciado Andrés Manuel López Obrador puso en marcha una red de preparatorias en las zonas más pobres de la Ciudad de México, las cuales contarían con las mismas características de la original, dando como resultado el proyecto educativo del Instituto de Educación Media Superior.

Aunado a lo anterior se dio inicio a la creación de lo que se llamaría la Universidad de la Ciudad de México cuyas primeras instalaciones las compartió con la escuela preparatoria Iztapalapa para dar origen a la propia Universidad con el nombre de Casa Libertad. Por ello y desde entonces el Instituto de Educación Media Superior y la UACM establecieron un convenio en el que un determinado número de estudiantes del bachillerato del IEMS tienen la posibilidad de pase directo a la Universidad.

En el año 2015 diversos sectores de la comunidad del IEMS se organizaron para analizar en diversos espacios de discusión las problemáticas que presentaban el Instituto y la Universidad, ambos de la Ciudad de México, y dar inicio a un consenso de propuestas para defender y mejorar en primer lugar el modelo educativo, y en segundo lugar los derechos fundamentales de los trabajadores.

Como producto de las reuniones mencionadas en el párrafo anterior, surge la propuesta de integrar a la UACM el IEMS como su bachillerato universitario a fin de integrar un solo proyecto educativo garantizando con ello una educación media superior y superior de primer nivel en las comunidades más pobres vulnerables y rezagadas de la Ciudad de México mediante la defensa y mejora de los modelos educativos así como de los derechos de los trabajadores.

En el caso general del bachillerato en México, la Educación Media Superior se clasifica en: educación media federal, estatal, autónoma y particular. Los programas que ofrece se agrupan en cuatro categorías:

  1. a) El bachillerato general (aporta conocimientos y habilidades para continuar estudios superiores);
  2. b) La educación profesional técnica del nivel medio superior (especializa al alumno en la aplicación de conocimientos y habilidades en actividades laborales precisas);
  3. c) El bachillerato tecnológico bivalente (ofrece estudios para ingresar a estudiar alguna licenciatura y un título técnico con el cual los egresados pueden incorporarse al mercado de trabajo); y
  4. d) Bachillerato universitario: Es un bachillerato propedéutico que forma a sus estudiantes bajo un modelo educativo propio de una Universidad y los prepara dentro de un área específica para ingresar al nivel superior dentro de la misma.

Actualmente, sólo 29 instituciones públicas en el país cuentan con la modalidad de bachillerato – universitario (la educación media superior se encuentra vinculada con la educación superior de dichas instituciones, condición que garantiza la continuidad de estudios de sus egresados al no ser rechazados en procesos de selección educativa superior).

En el Panorama de la Educación 2015, realizado por la OCDE, que incluye datos de 2012, 2013 y 2014, informó que el gasto total de México por estudiante es uno de los menores de los países que conforman el organismo. México invirtió 2 mil 600 dólares por estudiante de primaria, 3 mil por cada uno de secundaria y 8 mil 100 dólares por cada alumno de educación superior. Esas cifras están muy por debajo del promedio de la OCDE, cuyo gasto por estudiante ese año fue de 8 mil 200, 9 mil 500 y 15 mil dólares, respectivamente.

El reporte muestra que de 2005 a 2014 la población con educación media superior creció de 38 a 46 por ciento, sin embargo está lejos del promedio de la organización que es de 83 por ciento, es decir, que sólo uno de cada tres adultos de 25 a 64 años de edad terminó ese nivel de educación.

En México hay 37,504,392 jóvenes, considerados en un rango de 12 a 29 años de edad, representando en 31.4% de la población.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Indicadores y Estadística de la SEP, México tiene una matrícula cubierta de 619, 592 alumnos de educación media superior en bachillerato general, tecnológico, público y privado, cuenta con 40, 948 docentes y 433 planteles.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), informa que a nivel nacional la matricula existente a nivel medio superior es de 3 puestos por cada 10 jóvenes que solicitan su ingreso, sólo se cuenta con una cobertura del 30% de aspirantes.

De los que logran ingresar, se reporta un 39% de jóvenes que acaban desertando de la educación media superior por problemas económicos, creciente uso de drogas, embarazos precoces, ingreso al mercado laboral, y con bajos niveles de conocimiento en materias como ciencias, matemáticas y español.  De los que logran concluir sus estudios de bachillerato, casi 90,000 no podrán continuar con sus estudios por falta de espacios.

El 66.8% de los jóvenes cuentan con espacios educativos para cursar su bachillerato, mientras que el 33.2% habitan en localidades pequeñas en las que difícilmente se encuentran planteles de educación media superior.

En la Ciudad de México, de cada 10 jóvenes 4 son excluidos del nivel medio superior, y se cuenta con una eficiencia terminal del 65%, ya que el 35% restante no concluye por problemas económicos, creciente uso de drogas, embarazos precoces, ingreso al mercado laboral.

En la Ciudad de México no existe un bachillerato universitario. Hay una alternativa para acceder a la educación media superior, pero no se ha previsto algún mecanismo que garantice la continuidad de sus estudios a nivel superior.

En la Ciudad de México existen 858 escuelas secundarias de las cuales 336 (39.1%) se ubican en zonas marginadas; en tanto que de los planteles públicos de nivel medio superior (108) solo 14 (12.9%) se ubican en zonas marginadas. En contraste, encontramos que se establecen más instituciones de capacitación para el empleo, y no bachilleratos que proporcionen una formación cultural sólida y garanticen su ingreso a un nivel superior.

En 2016, la cantidad de jóvenes que buscaron ingresar a alguna escuela a nivel medio superior en la capital del país fue de 317 mil estudiantes, de los cuales 35 mil quedaron excluidos de poder ingresar.

La UNAM cuenta con una oferta de 35 mil lugares frente a los 174 279 demandantes, ocupando así el primer lugar en demanda educativa.

Actualmente el IEMS cuenta con 20 planteles ubicados en 14 delegaciones: Iztapalapa (4), Álvaro Obregón (2), Azcapotzalco (1), Coyoacán (1), Cuajimalpa (1), Gustavo A. Madero (2), Iztacalco (1), Magdalena Contreras (1), Miguel Hidalgo (1), Milpa alta (1), Tláhuac (1), Tlalpan (2), Xochimilco (1), Venustiano Carranza (1). La delegación Benito Juárez no cuenta con preparatorias, además de dichos centros de enseñanza ha considerado, también, dentro de su padrón de escuelas preparatorias a 3 bachilleratos pertenecientes a la Secretaría de Educación de la Ciudad de México en las Delegaciones: Cuauhtémoc (1 plantel), Iztapalapa (1 plantel) y Azcapotzalco (1 plantel), llamados Bachilleratos de Nueva Generación, los cuales son bachilleratos tecnológicos que no pertenecen al IEMS ni se apegan a su plan de estudios.

El 15 de octubre de 2015, la CDHDF presentó la Recomendación 12/2015 dirigida a la Secretaría de Educación y al Instituto de Educación Media Superior (IEMS), ambos  del Distrito Federal, porque 4 de los planteles de preparatoria no cumplen con los requerimientos de infraestructura mínimos de las 20 escuelas que conforman el IEMS, 4 de sus planteles: Venustiano Carranza “José Revueltas”, Iztapalapa 4; Iztapalapa 3 “Miravalle” y Álvaro Obregón 2 “Vasco de Quiroga”, se encuentran en diferentes etapas de construcción y equipamiento y no cumplen con los requerimientos de infraestructura mínimos planteados en el Proyecto Educativo del Instituto y no existe un programa de mantenimiento institucional en ellos.

De las preparatorias que coordina el IEMS, son cinco las que concentran el mayor número de alumnos: el plantel de Coyoacán, con 2 mil 93; el de Iztapalapa I, con 2 mil 12; el de Tlalpan I, con 2 mil 16; Magdalena Contreras, con mil 925 y Gustavo A. Madero II, con mil 955.

Paulatinamente, se ha reducido a 26 mil pesos el gasto por estudiante en los pasados siete años, y se ha constatado un deterioro en la infraestructura, así como subejercicios continuos, en virtud de que se está impulsando el Bachillerato Universitario Nueva Generación.

El Fideicomiso de Educación Garantizada de la Ciudad de México recibió para el ejercicio 2016 un presupuesto de 1,936.8 millones de pesos, de los cuales ejerció 1,655.8 millones de pesos. Con dicha asignación brindó cobertura a estudiantes que actualmente cursan CCH, preparatorias, vocacionales y colegios de bachilleres, lo cual le sirve para focalizar apoyos económicos de entre 500 a 700 pesos al 57% de la población de educación media superior.

El Gasto Público en el Instituto de Educación Media Superior cerró en Cuenta Pública 2016 con un presupuesto Ejercido de 882.7 mdp es decir 8.1 mdp MENOR de lo originalmente aprobado en 2016; equivalente a  0.93 %. Respecto de su presupuesto aprobado. Lo que es contrario al crecimiento relativo al presupuesto ejercido en 2016 que es de 21.5%.

Por otra parte se le aprueba en 2017 un presupuesto MAYOR en términos  nominales  respecto al total ejercido de 2016 del orden de  41.4 mdp. Equivalente a 7%. Es importante observar que para morena el Instituto de Educación Media Superior tiene una prioridad ALTA, en cuanto a dotación de recursos se trata.

Para el Ejercicio 2017 morena solicitó recursos adicionales del orden de 400 mdp para el Instituto de Educación Media Superior. De estos recursos solicitados la Asamblea Legislativa no presupuestó ningún  incremento.

Es necesario fortalecer todas las modalidades de estudio, incluyendo el sistema abierto, semiescolarizado. Se requiere invertir en formación y capacitación de profesores; en infraestructura y equipamiento de los planteles. Se requieren mejores condiciones para docentes, más y mejores instalaciones para los jóvenes, así como becas que coadyuven a terminar sus estudios. Fortalecer el aprendizaje de lenguas e idiomas y el uso de las tecnologías de la información.

La Ciudad de México necesita Modelos Educativos de Bachillerato como el del IEMS que está diseñado para considerar también a un mayor número de personas, no sólo a egresados de secundaria, sino también a quienes no terminaron la preparatoria y necesitan mecanismos flexibles en tiempo, horario, currículum y plan de estudios, pero siempre apegados a una función propedéutica. Además, debe existir la posibilidad de revalidación de estudios entre los diversos subsistemas de bachillerato que coexisten en la Ciudad de México, incluyendo los bachilleratos universitarios y de la SEP.

Los planes de estudio que se implementen deben dirigirse a distintos sectores, es decir, que además de los egresados de secundaria, se consideren mecanismos flexibles en cuanto a horario y perfil para quienes no terminaron la preparatoria y siempre apegados a una función propedéutica.

Abaratando costos no se mejora la calidad. Los maestros no deben trabajar por horas, deben ser de tiempo completo, con una formación profesional específica para las asignaturas que imparten y con la preparación necesaria. El ingreso que perciban los maestros debe ser proporcional al valor de su trabajo. El informe 2015 de la OCDE menciona que México es el país con el promedio más alto de estudiantes por profesor, pues en 2014 había 32 alumnos por cada docente, cifra que es más del doble del promedio de la organización, y en las escuelas públicas se reportan 20 estudiantes más que en las privadas por maestro.

La demanda educativa viene en ascenso y la oferta se mantiene en las mismas cifras mientras que la demanda aumenta entre un 2.3 y 3%, pasando de 309 502 mil aspirantes a 317 193 mil. (2015 a 2016).

Sistemas de exclusión como el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior, A.C. (CENEVAL), lucra con el derecho a la educación a base de seguir cuantiosos negocios, aplicando exámenes estandarizados cuyo fin también es el de elitizar aún más la educación.

Se destina presupuesto para aumentar la militarización; se mantienen salarios exorbitantes para funcionarios públicos y el apoyo para la educación merma cada vez más, mediante recortes presupuestales considerables, así como los sistemáticos ataques a otras alternativas educativas como la que representa el Instituto de Educación Media Superior en la Ciudad de México.

Sólo una de cada cinco personas de 25 a 64 años, y una de cada cuatro de 25 a 34, tienen un título universitario, lo que hace que el porcentaje de mexicanos con educación superior, si bien creció de 17 a 25 por ciento entre 2000 y 2014, aún está lejos del promedio de la OCDE, que en esos años pasó de 26 a 41 por ciento.

En México se espera que 38 por ciento de los jóvenes ingresen a la educación superior en el transcurso de su vida, mientras que el promedio de la OCDE es de 67 por ciento. Se estima que cerca de 4 por ciento de los jóvenes mexicanos obtendrán un título de maestría (el promedio de la organización es de 22) y que menos de uno por ciento completará un programa de doctorado (promedio de la OCDE es 2 por ciento).

En el año 2015 diversos sectores de la comunidad del IEMS se organizaron para analizar en diversos espacios de discusión las problemáticas que presentaban el Instituto y la Universidad, ambos de la Ciudad de México, y dar inicio a un consenso de propuestas para defender y mejorar en primer lugar el modelo educativo, y en segundo lugar los derechos fundamentales de los trabajadores.

Como producto de las reuniones mencionadas en el párrafo anterior, surge la propuesta de integrar a la UACM el IEMS como su bachillerato universitario a fin de integrar un solo proyecto educativo garantizando con ello una educación media superior y superior de primer nivel en las comunidades más pobres vulnerables y rezagadas de la Ciudad de México mediante la defensa y mejora de los modelos educativos así como de los derechos de los trabajadores.

El proyecto de integración del IEMS a la UACM es sumamente importante para los jóvenes y la población en general de la Ciudad de México, principalmente para las comunidades más apartadas y marginadas de la Ciudad que son quienes al encontrarse allí ubicados los diferentes planteles del IEMS conforman la mayor parte de su población y son la razón de su existencia como institución educativa.

Merece la pena, entre las autoridades correspondientes del gobierno de la Ciudad, valorar y promover ésta integración que ha quedado descrita, pues con ello los jóvenes tendrán un lugar asegurado dentro de una institución Universitaria mediante un pase reglamentado o pase automático ya que, como ya se mencionó, actualmente existe sólo un convenio político que puede ser vulnerado de acuerdo a los cambios de administración política de los gobiernos de la Ciudad de México

Tener asegurada la vida universitaria y sentirse estudiante universitario desde el bachillerato es una motivación muy importante para los estudiantes ya que en su mayoría al egresar presentan examen de admisión para las carreras tradicionales en las diferentes universidades porque no conocen las carreras que imparte la UACM.

Como parte del proyecto que se describe la UACM podría ampliar sus carreras conforme a las necesidades e intereses de los propios estudiantes y de acuerdo a las necesidades y problemáticas de las diversas comunidades de la Ciudad de México lo cual fortalecería académica, social, política y presupuestalmente en la propia.

Dicho proyecto se justifica debido a que el IEMS y la UACM nacen de una misma demanda social y comparten el mismo origen y modelo educativo cuya esencia se puede sintetizar en atender las necesidades educativas de los jóvenes y las comunidades, principalmente más vulnerables y marginados de la Ciudad de México ofreciendo a sus estudiantes una formación integral amplia científica crítica y humanística de alto nivel que coadyuven en la solución de los problemas y la transformación de su entorno de su sociedad y del mundo. El proyecto y modelo educativo del IEMS,  además de haber sido transgredidos reiteradamente por las propias autoridades institucionales, con la recién aprobada reforma política de la Ciudad de México es inminente la aplicación de la Reforma Integral a la Educación Media Superior (RIEMS) que favorece una educación mercantilista y puramente tecnológica, extinguiendo en un futuro inmediato nuestro modelo educativo pero también es inminente la aplicación de la mal llamada reforma educativa que trastoca la gratuidad de la educación y los derechos de sus trabajadores.

Cómo lo menciona el Ing. Manuel Pérez Rocha en las últimas décadas ninguna Universidad del país ha ampliado su matrícula de ingreso para los estudiantes por el contrario los gobiernos federales con aprobación de distintas autoridades universitarias en todo el país entre ellas la ANUIES han aplicado políticas de restricción sus motivos la falta de presupuesto para la educación, dando como  resultado que miles de jóvenes que solicitan su ingreso a los niveles Medio Superior y Superior queden excluidos en las universidades, en cambio con el fin de aplicar las políticas educativas neoliberales se han impulsado los bachilleratos tecnológicos y las universidades tecnológicas y politécnicas.

La presente exposición de motivos busca dotar de viabilidad la creación de bachilleratos universitarios en la capital del país, sugiriendo que en principio puede considerarse al Instituto de Educación Media Superior como la red de bachilleratos que cuenta con la experiencia suficiente para dar paso a la consolidación del Sistema educativo de la Ciudad de México, y a su vez como el punto de partida, el pionero en la consolidación de los bachilleratos universitarios que demandan los habitantes de la Ciudad de México.

Podemos decir que “elaborar y ejecutar proyectos que: entrañan conocimientos y destrezas que comprometen a toda la ciudadanía e implican a todos los ámbitos… se convierte en un compromiso político público asumido, en primer lugar, por el gobierno, pero necesariamente compartido con la sociedad civil. Un compromiso que incorpora la educación como medio y como camino hacia la consecución de una ciudadanía más culta, solidaria y feliz” (Instituto Pedagógico Nacional Bogotá, 2004).

Por lo anteriormente expuesto, se somete a la consideración del Pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el siguiente:  

PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA La ley DE EDUCACIÓN DEL DISTRITO FEDERAL

ARTÍCULO ÚNICO.- Se expide la presente reforma de Ley para garantizar la implementación de bachilleratos universitarios en la Ciudad de México para quedar comosigue:

ley DE EDUCACIÓN DEL DISTRITO FEDERAL

Artículo 4.- El Gobierno del Distrito Federal tiene la obligación de garantizar a todos los habitantes de la entidad educación preescolar, primaria, secundaria y media superior. Además, atenderá, promoverá e impartirá todos los tipos, niveles y modalidades educativos, incluida la educación superior, todas de primer nivel, mediante modelos educativos que fomenten una educación integral, científica, crítica y humanística, que respondan a las distintas problemáticas, necesidades e intereses de las sociedades y culturas actuales de la Ciudad de México; promoverá y fomentará la investigación científica, humanística y tecnológica en todos sus niveles; atenderá, promoverá, difundirá y fomentará a través de la educación, las lenguas y culturas regionales, nacionales y universales; así como la práctica de actividades relacionadas con el arte, la educación física y el deporte.

El Gobierno de la Ciudad de México garantizará la defensa y mejora de la educación pública que atiende actualmente mediante mecanismos que fortalezcan el Sistema Educativo Local, en beneficio de la comunidad escolar y de todos los habitantes y comunidades de ésta Entidad, de conformidad con lo establecido en la Constitución de la Ciudad de México. 

Asimismo, garantizará el suministro de agua potable, mediante la instalación de bebederos en todos los planteles de educación básica y media superior que formen parte del sistema educativo del Distrito Federal y, de igual forma, promoverá que en los planteles e instituciones que sean de su competencia se garantice la alimentación de sus estudiantes mediante el establecimiento de comedores escolares que ofrezcan alimentos con valor nutricional a bajo costo.

Artículo 6°. El Gobierno del Distrito Federal organizará el sistema educativo escolarizado, no escolarizado y mixto, en todos los niveles e instituciones de su competencia bajo una concepción de educación integral permanente, flexible, comunitaria y democrática, con la participación directa del conjunto de los sectores interesados para hacer realidad una creciente elevación de los niveles de aprendizaje social, mediante la aplicación de mecanismos de participación ciudadana reconocidos en la entidad y de conformidad con los procedimientos diseñados para tal fin.

Artículo 8.- La educación que imparta el Gobierno del Distrito Federal será laica y, por tanto, se mantendrá ajena a cualquier doctrina religiosa; será inclusiva, intercultural, pertinente, integral, democrática y del más alto nivel; que responda a las problemáticas, necesidades e intereses de los habitantes de la Ciudad de México y del país. Deberá tener un alto contenido filosófico que propicie una conciencia en todas las personas sobre su lugar en la sociedad, adoptando una actitud crítica, solidaria, humanista y un compromiso con las mejores causas. Por ello, deberá incorporar en todos los niveles y subsistemas educativos de su competencia la enseñanza curricular de la filosofía y fomentarla en los espacios públicos. Tenderá a igualar las oportunidades; disminuir las desigualdades entre los habitantes y contribuir a la mejora de la convivencia humana, por lo que se vigilará de manera permanente el  cumplimiento de la presente disposición. 

De conformidad con el artículo tercero constitucional, se basará en los resultados del progreso científico y tecnológico, luchará contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios; asimismo fomentará la práctica de actividades relacionadas con la Educación Física y el Deporte.

Artículo 13.- La Secretaría de Educación del Distrito Federal tendrá las siguientes atribuciones:

III. Prestar los servicios de educación inicial, básica, y especial, incluyendo la indígena; atender e impartir todos los tipos y modalidades educativos, incluyendo la educación media superior, así como la superior a fin de garantizar a los habitantes de la Ciudad de México el acceso, la permanencia y conclusión de sus estudios en todos los niveles educativos. Para ello fomentará que las Instituciones de Educación Pública del Gobierno de la Ciudad consoliden un Sistema Educativo Local Integral, principalmente, en sus niveles medio superior y superior, para lo que impulsará la creación de Bachilleratos Universitarios que fortalezcan el proyecto educativo de la Ciudad de México y, a su vez, a las Instituciones de Educación Superior Pública, de la misma, al dotarlas de elementos académicos, sociales, políticos y presupuestales que brinden certeza educativa para la construcción del futuro de la Ciudad. 

El reconocimiento de Bachilleratos Universitarios, integrados y adscritos a una Institución Pública de Educación Superior en la Ciudad de México, se desarrollará en apego a los procedimientos que, en su caso, implementen las Instituciones de Educación Superior Pública de la entidad, en un marco de respeto y colaboración, sin vulnerar la autonomía de aquellas que cuenten con dicha atribución jurídica. 

La educación media superior y la superior se prestará en forma concurrente con la Federación.

  1. Determinar, con fundamento en las disposiciones de la Ley General de Educación, de esta ley y de común acuerdo con el Consejo de Educación del Distrito Federal, la política educativa de la entidad.

Artículo 51.- La educación media superior propiciará en el educando la adquisición de conocimientos e instrumentos metodológicos necesarios para su formación y acceso al conocimiento crítico, científico y humanístico, desarrollará actitudes y habilidades para el autoaprendizaje, fomentará un sistema de valores, a partir de principios universales y nacionales racionalmente compartidos y estimulará la participación crítica en los problemas y las transformaciones sociales. Además, formará al educando para acceder a los estudios de nivel superior impartidos por cualquier universidad del país; asimismo fomentará la práctica de disciplinas que estimulen el desarrollo mental y la formación humanista como la filosofía, la ética, la lógica, la estética, la historia, la literatura y el arte, así como de actividades artísticas, lúdicas, de Educación Física y el Deporte, mismas que tendrán valor curricular.

La educación media superior reforzará los conocimientos de los educandos sobre la sexualidad, la reproducción humana, la planificación familiar, la paternidad y maternidad responsables; así como a la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Artículo 52. Con el objetivo de garantizar la enseñanza media superior y superior para todos los solicitantes de este tipo de educación, respetando los principios de igualdad, equidad y libertad de elección, el Gobierno del Distrito Federal asegurará la ampliación progresiva de los recursos presupuestales destinados a eliminar la exclusión y falta de acceso a éstos niveles educativos. Además podrá establecer sus propios planteles e incrementarlos para ampliar la cobertura y satisfacer la demanda de los habitantes del Distrito Federal.

Artículo 53. Las instituciones de educación media superior establecidas en el Distrito Federal deberán cubrir en su totalidad la demanda de este nivel educativo.

El Instituto de Educación Media Superior (IEMS), organismo público descentralizado de la Secretaría de Educación del Distrito Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propios, tendrá por objeto, como parte integrante del Sistema Educativo del Distrito Federal, impartir e impulsar educación de tipo medio superior en el Distrito Federal, así como cumplir con las funciones de Bachillerato General y Bachillerato Propedéutico, en éste sentido y conforme a lo establecido en el artículo 13 de esta Ley se promoverá e impulsará, siempre con pleno respeto a la autonomía universitaria, su integración a la UACM como su Bachillerato Universitario. 

  1. De ser el caso, la organización, funcionamiento y atribuciones de este organismo público se regirán por lo que disponga la ley correspondiente.

Artículo 55. La Secretaría de Educación del Distrito Federal, en un marco de respeto y colaboración con las instituciones públicas que imparten el tipo de educación a que se refiere este capítulo, hará las recomendaciones que estime pertinentes sobre el crecimiento, calidad y evaluación del servicio educativo.

Artículo 56. La educación media superior impartida en las instituciones y planteles dependientes del Gobierno del Distrito Federal, en apego a su característica de patrimonio educativo y cultural de la Ciudad de México, estará permanentemente vinculada con las comunidades aledañas, principalmente en las zonas marginadas, con el fin de hacer labor social, estudiar y promover soluciones a su problemática y difundir la cultura por lo que se adaptará a las necesidades de la comunidad escolar y responderá a su diversidad social y cultural; fomentará la innovación, la preservación, la educación ambiental y el respeto a los derechos humanos, la cultura, la formación cívica, lógica, estética, ética, la filosofía y las humanidades, la educación y creación artísticas, la educación tecnológica, la educación física y el deporte, así como cualquier disciplina académica que aporte beneficios a la población de la Ciudad de México, para ello deberá contar con materiales y métodos educativos adaptables a los contextos específicos.

Artículo 57. El personal docente de las instituciones de educación media superior; así como todas las autoridades educativas enlistadas por ésta ley, dependientes de la Secretaría de Educación del Distrito Federal, sin excepción alguna, deberá contar con título profesional especializado en la materia que le sea asignada. 

La Secretaría de Educación de la Ciudad de México deberá garantizar una formación y actualización continua para los docentes, con valor curricular, mediante convenios celebrados con instituciones de reconocido prestigio, al menos una vez al año. 

El contenido de la formación continua que se menciona en el párrafo anterior, contará con la opinión del personal docente, de acuerdo a la demanda académica.

Artículo 58. Se deroga.

Artículo 122. La evaluación del Sistema Educativo del Distrito Federal se llevará a cabo por niveles, al término de cada ciclo escolar, y sus resultados serán presentados en una reunión donde estén representadas paritariamente las partes involucradas en el proceso enseñanza-aprendizaje, es decir, por la comunidad escolar, con el único propósito de mejorar la formación educativa en todos sus aspectos, así como las condiciones en que ésta se desarrolla. Los corresponsables de la organización de dicha reunión serán los miembros del Consejo de Educación del Distrito Federal y la Secretaría de Educación de esta entidad.

TRANSITORIOS

PRIMERO.- La Secretaría de Educación de la Ciudad de México, cumplimentará lo establecido en la presente Ley, en estricto apego a sus atribuciones.

SEGUNDO.- La presente ley, entrará en vigor a partir del día siguiente de su publicación.

TERCERO.- Las diversas referencias al “Distrito Federal” se actualizarán a partir de la publicación dela presente Ley, sustituyéndose por “Ciudad de México”.

Recinto de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, a los  días del mes de Septiembre del año dos mil diecisiete.

ATENTAMENTE